viernes, 27 de mayo de 2011

Hormas

  Andante es un proyecto que crece día a día propiedad del Arquitecto Ramón Alvarez en la que participan pintores, escultores, fotógrafos y arquitectos.

  El 9 de Junio se expondrá en el museo de arte contemporáneo de La Coruña y posteriormente visitará Japón y Estados Unidos.

  La idea es sencilla. Se entrega una horma al artista, para que en total libertad creativa, realice una obra que formará parte de la colección.

  Invitado expresamente por el fotógrafo Coruñés Kake a participar en el proyecto, mi obra se titula Dakan Diarra, y para entenderla mejor, algo in-habitual en mi modo de trabajar, ayuda la lectura del texto que menciono mas abajo.

  
  Dakan Diarra era un inmigrante ilegal. Uno de los muchos africanos que, en busca de El dorado, arriesgaron su vida por un futuro decente. Atrás quedo Mali, la tierra que le vio nacer, y su numerosa familia.

  Corría el año 1999 ¿El siglo pasado?. Lo único que se interponía ya entre su sueño y la desesperación eran 200 metros de campo través, una espartana frontera en Ceuta sin las inmensas vallas que ahora forman un autentico muro de las lamentaciones.

  Ya lo tenía planeado. La noche sería su cómplice. Fornido y atlético, no habría humano que lo detuviese hasta llegar a su destino. Se trataba de correr... correr mas y mas en linea recta. La etapa final estaba cerca.

  Calculo mal.

  Sus "cuidadores Marroquíes" a los que pagaba religiosamente, jamas le hablaron de los perros.
  Especialmente adiestrados para aterrorizar y capturar a cualquier "bicho viviente" de mas de cinco kilos, Dakan fue presa fácil. En su desesperación por zafarse de ellos, cayó en el precipicio de una carretera en construcción, partiéndose literalmente la espalda.

  Operaciones, hospitales, soledad y una dura rehabilitación para hacerse inseparable compañero de una silla de ruedas de por vida.

  Ingresa en el CRMF, Centro de minusválidos, donde comienza a aprender un oficio con nombre de Presidente.

  Jeromo, zapatero a punto de jubilarse, muy conocido en San Fernando, se hace eco de su historia... intercede y le ofrece las máximas posibilidades para cederle la Zapatería a cambio de un traspaso simbólico....

   Hoy en Día, Dakan vuelve a mirar el futuro con optimismo, No va a permitir que la minusvalía le quite su sonrisa de envidiable dentadura, y mucho menos ahora, que ha encontrado la horma de su zapato.




3 comentarios:

keko melero dijo...

Joder... (con perdón) no se si eres mejor escritor que fotografo. Ya conocia la historia de este chaval, pero contada por ti y con tu fotografia como documento grafico, emociona... y mucho.
El otro dia en el curso comentaste algo parecido a esta fotografia, eso de que tenemos cerca muchas cosas para fotografiar pero no las vemos y esta quizas sea una de ellas.
Felicidades.

Julian dijo...

Gracias Keko por tu taco,
Para mí, es todo un logro poder emocionar, y me anima a seguir con mi trabajo.

Divertimentos dijo...

Maravillosa historia, maravilloso relato y por supuesto maravillosa fotografía. Decir algo más sería estropearlo.

Un saludo.