sábado, 27 de junio de 2009

Exposiciones en Sevilla



Junio es un buen mes para visitar exposiciones fotográficas en Sevilla. Desde hace un par de años se organiza SEVILLAFOTO, en donde, ademas de las muestras, incluye mesas redondas, conferencias, proyecciones y talleres en torno al hecho fotográfico.
Dos exposiciones me han llamado poderosamente la atención, y las dos están ubicadas en el mismo lugar: El Centro Andaluz de Arte Contemporáneo. La primera es una increíble muestra colectiva sobre el mundo del flamenco titulada "Prohibido el cante". En ella hay imágenes desde 1860 (Cianotipias, Papel carbon, Calotipos...) hasta nuestros días, y en donde participan grandes maestros de la fotografía: Cartier Bresson, Ortiz de Echague, Robert Capa, Miguel Río Branco... Perfectamente comisariada, la acompaña un excelente catálogo y una sobria y perfecta distribución de las imágenes.
La segunda exposición es la del fotógrafo español Miguel Trillo. Maratoniano trabajo: Más de 20 años fotografiando diferentes tribus urbanas (Punkies, Mods, Raperos...) y creando un documento social que con el paso del tiempo se revalorizará aún más. Esta exposición me hizo reflexionar sobre "la prisa" de determinados fotógrafos.
Ultimamente parece ser que el simple hecho de que un fotógrafo, que en dos semanas hace un viaje vacacional y preferiblemente a un país lejano, las imágenes que realice son ya motivo suficiente para su exposición y publicación. Solamente cuando un trabajo se considere trabajado, terminado y cerrado, debería de mostrarse. Como dijo H.C.B. "Hace falta mucha leche para un poco de nata".

2 comentarios:

Rogelio dijo...

Hola Julián!totalmente de acuerdo con lo que dices. "La fotografía no es flor de un día" como bien me comentaba un día mi querido amigo Baylón.
He vuelto hoy de Madrid, 17 exposiciones vistas y una subasta. Todo un record; empacho de imágenes, pero contento y con las pilas puestas. Destaco, aunque no está en el circuito de Photoespaña, Graciela Iturbide en Fundación Mapfre, que trabajo, que copias, salías de allí con los pelos de punta...
Te traigo un pequeño obsequio, quería que lo tuvieras.
Por lo que veo, si pasais por Sevilla, ya sabeis...
Un abrazo.

Rogelio.

Julian dijo...

! Que bien, un regalito !
A Graciela la conozco personalmente, en Arles hice, hace ya unos años, un taller de fotografía con ella. Es una de las máximas exponentes del Realismo Mágico, y discípula directa de Manuel Alvarez Bravo, el famoso, aunque en mi opinión sobrevalorado fotógrafo Mexicano. Lo curioso de Graciela es que ella misma ignoraba el extraordinario trabajo que estaba haciendo, el de las mujeres de Juchistan, y fue a raíz de enseñar unos contactos a un fotógrafo conocido, en un taller, cuando empezó su exitosa trayectoria.